viernes, 7 de septiembre de 2007

¿Me estoy volviendo cuadrado?

Algunas cosas que he deseado en la vida se han vuelto realidad con el paso de los años, excepto aquello de ser superguapo. ¿Milagros? No lo creo, pero la coincidencia es tanta que a veces dudo. Lo malo es que estos milagros no ocurren cuando quiero.

Mi niñez fue muy dura, pues crecí en un ambiente religioso muy conservador, por eso, cuando descubrí mi homosexualidad, de entrada la rechacé y recé mucho para que desapareciera, pero no ocurrió, así que a continuación deseé que por lo menos no me gustaran los hombres: pedí ser neutro.

Y tampoco se me concedió en aquel tiempo. Al contrario, tuve una adolescencia muy calenturienta. Odiaba tener erecciones por el sólo echo de ver a un tipo guapo en calzoneta o a alguien con el pantalón ajustado.

Pasaba al lado de algún chico guapo y de pronto sentía como una explosión en la cabeza y ondas eléctricas desde los pies hasta el cráneo. En realidad el impulso sexual entre los adolescentes en muy fuerte, pero en mi caso, deseaba que no me ocurrieran.

Y bueno, la masturbación dos veces diarias y los pensamientos sexuales cada cinco segundos. Es increíble que los jóvenes no se vuelvan locos con la mente tan ocupada en el sexo. Y los chicos guapos en cada rincón que miraba. En verdad era una tortura. Y yo deseaba ser neutro, no sentir nada, pero era imposible detener a la naturaleza.

Ahora, viendo hacia atrás, comprendo que el impulso sexual es más fuerte que el propio razonamiento. Y eso lo saben mejor ustedes lectores: los mayores problemas que hemos pasado en nuestras vidas han tenido como origen el deseo de un contacto sexual. Sí, eso nos ha puesto en situaciones difíciles.

Y bueno, el milagro se me está concediendo a esta edad. Ya no siento eso, no siento ondas eléctricas en mi cuerpo ni explosiones en mi cabeza. Nada. Veo a chicos lindos pero no paso de admirar la belleza y… nada.

¿Será que me estoy volviendo neutro? Y no es que ahora me gusten las mujeres, sino que simplemente, los jovencitos no me gustan, los veo como hijos y quizá, si se me diera la oportunidad, no pasaría de un beso en la frente.

Y no es que sea un anciano, pues aún no llego a los 40, pero ya me pasó aquella fantasía juvenil. A veces la añoro, pero pienso que quizá simplemente soy una persona normal y que conforme pasan los años, la forma de ver la vida va cambiando.

Ahora ya no pienso en sexo cada cinco segundos, sino en otras cosas: que el país está mal, que los homosexuales debemos de tener más derechos, que estamos acabando con nuestro medio ambiente, que debería haber cambio de gobierno, que hay muchos pobres, que me da pena ver a niños pidiendo en las calles y yo me trago una hamburguesa de $4,00, etc.

Quizá no me estoy volviendo cuadrado, sino que simplemente, estoy en franca ruta hacia la tercera edad. Que de paso dicen, es cuando en verdad estamos en paz.

¡Pues, bienvenida sea!

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Es interesante tu pregunta... te estas volviendo cuadrado?

Dejas entrever en tu post que a la gente con tendencias homosexuales somos 'por naturaleza' gente pensando en sexo cada 2 minutos.

Y te doy la razón. Es triste. La comunidad homosexual es muchisimo mas promiscua que la heterosexual. Muchos de mis amigos que tienen "pareja" de forma permanente tienen la "mentalidad abierta" de aun siendo pareja, tener sexo con desconocidos. Me asombra mucho, porque si se pregona que el amor gay puede ser fiel, donde está esa fidelidad? Porque somos los gays tan inclinados a estar pensando en sexo cada 5 minutos?

Serán las hormonas? Todos andamos calientes en la adolescencia... pero a los 20? los 30? los 40s? He hablado con señores gay de 50 años que aun andan pensando en sexo como si fueran adolescentes.

Y tu pregunta confirma mis sospechas... tu te preguntas el hecho que tu libido ha disminuido implica que te estas haciendo "cuadrado" u "hetero". Tu mismo, inconscientemente, aceptas que los homosexuales nos diferenciamos de los hetero por una mayor busqueda de satisfaccion sexual, y de ahi tu pregunta.

A que se deberá? Será que estamos atrapados en la carcel de satisfacer nuestros deseos sexuales? Pero si estamos satisfechos, porque seguir buscando cada vez mas?

Hoolio dijo...

Bienvenido a la madurez!! Creo que has escogido una manera elegante de vivirla. En realidad hay pocas cosas m�s pat�ticas que ver a un hombre, gay o hetero, queriendo vivir a sus casi 40 la vida de un adolescente calenturiento.
Fuera la moralina y las etiquetas de lo que una persona madura deber�a ser, creo que vas en el camino de reconocer y aceptar naturalmente que a los casi 40 el torrente de testosterona en tu cuerpo ya no es el mismo que a los 17. Y sobre todo, me alegra que no te asuste ese proceso tan natural.
Enhorabuena por ello!

alma dijo...

Creo que eso se llama madurez, considero que tus prioridades han cambiado, y que hay cosas que tambien importan. Good, tambien puedes ver que eres un ser humano con lindos sentimientos que ser egocentrico no es tu estilo. Posiblemente cuando tengas la oportunidad de conocer a alguien que te guste sea por su forma de ver la vida, y no por su sexualidad, es parte de la vida, nuestras prioridades cambian a medida que maduras. Esta bien lindo tu blog, muy interesante. Saludos.