martes, 15 de septiembre de 2009

¿Religioso, político o revoltoso?

Parece que el fanatismo homofóbico del Arzobispo de San Salvador, José Luis Escobar Alas, se está desbordando y no hay nadie que le diga que se está pasando de los límites que una sociedad laica le otorga a los religiosos para ejercer su trabajo. Ahora está de estratega político, aconsejando a los partidos cómo doblarle la mano a la izquierda para conseguir la aprobación de la prohibición constitucional de los matrimonios homosexuales en el país.
¿No hay nadie que regañe a un arzobispo? En su reciente homilía sugirió que la derecha en la Asamblea Legislativa debería usar sus votos para los préstamos internacionales y el presupuesto nacional como moneda de cambio a fin de que el FMLN dé sus votos para la reforma constitucional.
Se podría esperar de cualquiera estas “sugerencias”, pero no de un religioso, del líder de la iglesia católica salvadoreña. El está anteponiendo intereses particulares al interés nacional. ¿Qué pasaría si los partidos hacen caso de sus comentarios y entrampan el presupuesto y los préstamos en la Asamblea? ¿Estaría el arzobispo dispuesto en aceptar responsabilidades si los hospitales comienzan a quedar sin medicina, si muere gente por la falta de una cirugía. Que una comunidad quede desprotegida porque no se le pagan salarios a los policías?
Es increíblemente irresponsable la posición de este religioso, que únicamente revela su odio hacia la comunidad homosexual del país y no duda en inventarse fórmulas descabelladas para obtener lo que quiere.
Analizando la historia de nuestro país, la iglesia ha tenido mucha culpa en los problemas sociales en los que hoy no encontramos. Y no es por el hecho de que tengan sus posiciones bien definidas con respecto a la homosexualidad, la planificación familiar, el celibato, etc., sino, por el hecho de inmiscuirse en los asuntos puramente de salud pública y de derechos humanos y tener incidencia en ellos.
La iglesia ha sido capaz de cambiar leyes o visiones de los asuntos relevantes de una sociedad, pero las consecuencias siempre han sido un fracaso, porque nunca la visiones religiosas en un país llevan al progreso, sino al fundamentalismo y al retraso social: habría menos mareros si en los años anteriores hubiese habido una verdadera campaña informativa sobre la planificación familiar, y los métodos estuvieran al alcance de todos. Por supuesto, hablar de sexo es pecado.
Esos muchachos rechazados por sus padres, son lo que ahora nos atormentan. ¿Aceptará monseñor alguna culpa en ello? ¿Qué hace la iglesia al respecto? Nada, no hace nada, sólo aconsejar a los políticos chantajear con el presupuesto nacional al nuevo gobierno y poner en riesgo los planes de combate a la criminalidad, todo porque al arzobispo se le ha metido entre ceja y ceja que la Constitución de la República debe de ajustarse a lo qué él cree es bueno o correcto.

9 comentarios:

Carlitos dijo...

En realidad la iglesia catolica esta en un plan que la convierte en un hostil enemigo para los intereses del Estado, o mas bien del gobierno en funciones. De ahi que creo seguro le va a pasar la factura por entrometerce en asuntos que en la realidad no le atanen y que de hecho es algo que deberia estar alejado del interes cristiano. Como cristiano que soy estoy seguro que la iglesia catolica no es mas que una organizacion de doble cara que solo busca los intereses, cuando dentro de poco se les desenmascara lo falsos que son. Y no solo ellos sino muchos otros que han simulado falsa devocion piadosa.

Anónimo dijo...

El arzobispo tiene mucho de político y revoltoso, de religioso tiene MUY POCO....

Hasta donde yo sé, ninguna pareja gay se ha casado hasta el momento...

Al hablar de esa manera, sólo contribuye a la ya muy generalizada polarización de nuestro país....

Qué clase de líder religioso hace semejante cosa???? Uno que es político y revoltoso....

Anónimo dijo...

AL FIN:
"MILK", LA HISTORIA DEL ACTIVISTA GAY, EN LOS CINES DE EL SALVADOR. A PARTIR DE HOY VIERNES 18 DE SEPTIEMBRE. CONSULTE CARTELERAS Y ASISTA.

Axioma dijo...

SI El Salvador es un estado Laico, y se apoya la no intervencion religiosa en los asuntos del estado, tanto las palabras de odio del arzobispo como la marcha "por la familia" que ha organizado la comunidad catolica y todas las acciones anti homosexuales justificadas con la religion son ilegales, y deberian ser penadas.

Anónimo dijo...

se supone que la iglesia no es politica y el estado no religioso asi que me pregunto que pasaria si el estado se mete en las finanzas de la iglesia y los obligara a pagar impuesto y ser trasparente con las ofrendas y las limosnas le gustaria arzobispo? la respuesta es obvia pondrian el grito en el cielo desia Benito Juarez el respeto al derecho ajeno es la paz Jesus decia dad al cesar lo que es del cesar y a Dios lo que es de Dios .El estado de El Salvador es laico no se meta arzobispo en lo que no compete deje a los politicos hacer lo que les toca y usted dediquese asus asuntos .

El Autoexiliado dijo...

Hasta ahora la iglesia intenta "matizar" sus pasadas declaraciones. El poner trabas al presupuesto es como romperle ambas piernas a un país que necesita caminar hacia adelante. Cada quien es libre de creer lo que se le de la gana, pero el respeto al derecho ajeno es la paz.

Anónimo dijo...

Pero la iglesia y grupos ultra conservadores ya dieron su primer zarpazo con una marcha!!

Serguei dijo...

“respetamos a los gays”, “no tenemos nada contra ellos”, “nadie los está discriminando”… “¡pero son unos degenerados, perversos, antinaturales y abominaciones!”. “¡Sería una vida monstruosa si un niño se criara con ellos!”
Esto es lo que hay en el fondo de los discursos hipócritas, santurrones y puritanos de estos modernos Torquemadas. No hallan cómo disfrazar la discriminación y el odio que rezuman sus argumentos y sus pretensiones de volver leyes sus prejuicios y creencias. ¿Respeto dicen?
Fariseos detestables.
(Lee más en mi blog)

Anónimo dijo...

A éstos modernos inquisidores hay que decirles ¡Alto! ...y ojalá algún día tengamos las condiciones para exigirles aunque sea una declaración pública de los ingresos que perciben de tantos "negocios" y ofrendas. Sería interesante comparar cómo y porqué sus "iglesias" crecen de la noche a la mañana, mientras los que pagamos impuestos nos debatimos en la miseria para mantenernos a flote... quizá algún día sus fortunas pagaran impuestos, cuando se demostrara que no tienen ninguna función social !