jueves, 28 de junio de 2007

Doña Regina de Cardenal vuelve a sus andanzas

Todos los que leemos esta bitácora sabíamos que Doña Regina de Cardenal es una declarada homofóbica e intolerante mujer, pero lo que ignorábamos era que también es paranoica. Sino, lean su último artículo en El Diario de Hoy, http://www.elsalvador.com/mwedh/nota/nota_opinion.asp?idCat=2907&idArt=1490489
donde escribe un titular actual para atraer la atención del público y se vale de este noble gesto, de la prueba gratuita de VIH, para luego, de nuevo, apuntar su ametralladora de mentiras contra la indefensa comunidad homosexual de El Salvador.

Y bueno, comienza su comentario alabando el evento de Salud y de pronto cambia la temática para traer a cuenta un oscuro artículo de un homosexual estadounidense titulado el Manifiesto de Michael Swift, que luego de leerlo, cualquier mente despejada podrá entender que es el pensamiento de un hombre iracundo, que pretende ser un nuevo profeta y augura una sociedad homosexual.

Los planteamientos de Michael Swift son erróneos y utópicos, tal como el comunismo. Pretende suplantar la sociedad actual por una completamente homosexual. Esas fantasías sólo se pueden ver en películas pornogay y sabemos que no pueden pasar de ese plano. Se comprende al leer dicho manifiesto, que este señor está al borde del fanatismo sin sentido.

Pero la señora de Cardenal, eleva ese manifiesto como la agenda secreta de la comunidad homosexual, la cual se está llevando a cabo de forma concertada por todos los homosexuales en el mundo y parece ser que es ella la única (en el país) que se ha dado cuenta de semejante conspiración. (busquen en google Michael Swift Gay Community News).

Tuve dificultades para encontrar información al respecto, pues si buscan en google, encontrarán a lo sumo cinco enlaces a artículos que hablan sobre ello y en su mayoría en inglés y otros, citándolo para atacara los homosexuales. En wikipedia en español no existe ningún artículo al respecto.

Lo ridículo de las afirmaciones de la señora de Cardenal, es que hace entender que los homosexuales (y me remito a mi país) estamos desarrollando esta agenda, pese a que quizá nunca los lectores de esta bitácora hayan escuchado antes sobre este personaje. Ni yo, que todos los días leo los periódicos, me conecto a internet, veo noticieros internacionales, periódicos de otros países y trato de estar al día con la información, sabía de la existencia de tal manifiesto.

Ahora, me pregunto ¿Será que cada mariquita de barrio y colonia que vemos por ahí, lleva de memoria en su cabeza este manifiesto y actúa según éste, para llevar a cabo la gran utopía de Michael Swift? Y ¿cómo lo saben? ¿Se transmite por telepatía entre los homosexuales?

Como dije antes, de nuevo la Doña Regina de Cardenal, aceita su ametralladora con chismes infundados para arremeter contra la indefensa comunidad homosexual del país.


4 comentarios:

Yamilet dijo...

Tenés mucha razón con respecto a la personalidad de la Doña Regina... la verdad me parece una falta de respeto porque su visión es subjetiva ya que utiliza la campaña de la prueba del VIH, como bien lo explicate, para entrar a la discusión de una "desorientación sexual" y como se relaciones con el SIDA...

Hasta me dio pena leerlo porque sabemos que noe s así... el VIH puede estar en cualquier ser humano. En fin... me gusta mucho tu blog y Felicidades.

Cutelittledeadgirl

Anónimo dijo...

Esta señora a mi me pone los nervios de punta, a cuenta de que viene ella o su organización a decirle a la gente como debe vivir su vida.....

Mauricio Orellana Suárez dijo...

En El Salvador la Inquisición moderna tiene nombre y apellido: Regina de Cardenal. Esta inquisidora moderna piensa que si los otros tienen valores y principios distintos a los suyos, y viven su vida a su manera, están equivocados. Que sólo SU interpretación de mundo es válida. Y busca imponer a los otros esa interpretación
Por el otro lado, una voz sensata reclama: "Nadie puede sacrificar a un ser humano en el altar de su ideología, religión o cultura" (Ingrid Betancourt).
Qué diferencia una mujer inteligente y libre como Betancourt, a una inquisidora moderna, cerrada, reduccionista, traumada, intolerante y paranóica.

Dennistzn dijo...

Pues creo que este es un artículo muy interesante, si bien es conocido por muchos el pensamiento y la paranoia que padece mi estimada Julia Regina de Cardenal, creo que lastimosamente el artículo se quedó corto, aunque no es culpa del autor sino que sinceramente nos llevaría mucho tiempo estudiar a este espécimen de la parte más "conservadora" de la sociedad salvadoreña.

Sólo nos queda esperar que la sociedad sea más crítica y autocrítica y sepa adaptarse ala realidad cambiante, una realidad que está cada día más presente en todas las áreas de la vida tanto nacional como individual.