miércoles, 20 de junio de 2007

Los jovencitos gay



Pues escuché a dos compañeras de trabajo que hablaban de que cómo los gay eran más frecuentes ahora que antes y ponían como ejemplo a tres jovencitos que vivían en sus colonias. A algunos ya se les había notado desde chiquitos, pero que el hijo de Miguel (nombre ficticio), se había desenfrenado desde los 17 y que antes ni visos de que fuera gay.
Y lo que más lamentaban era que Miguel, siempre había sido un macho sin dudas. Y una le decía a la otra que ese tema jamás salía a conversación cuando se lo encontraban. Y dejaban a la imaginación lo que Miguel sintiera o pensara sobre su hijo.
Sí, eso siempre ha sido así en nuestro país. Un hombre que en su juventud ha sido un homofóbico visceral, ahora tiene un hijo gay. Parece castigo divino, aunque yo no creo en eso, sino, más bien, lo veo como una enseñanza moral.
Me imagino (porque no soy padre), que esta debe ser una gran decepción para un padre intolerante, en especial si no tiene más hijos. En el mejor de los casos, dejan al hijo que se pierda y haga de su vida lo que mejor le parezca o en otro escenario, lo rechaza y lo echa de casa.
Pues yo lamento mucho esta actitud de estos padres. Muchos de los homosexuales que hemos conocido en la vida, han sido hijos rechazados por su condición sexual por sus familias y nunca han tenido la orientación ni comprensión de éstas. En la mayoría de situaciones, los padres se hacen de la vista gorda y jamás han brindado un consejo, que significaría antes, mantener una conversación seria con sus hijos.
Y este es el problema. Si un padre no puede aconsejar a sus hijos heterosexuales sobre su comportamiento sexual, sobre la responsabilidad del sexo, jamás podrían abordar temas homosexuales con sus hijos gay.
Es por eso mismo que vemos a muchachitos de 15 años llevando una vida sexual desenfrenada, sin nadie que les advierta que el sexo sin responsabilidad trae peligros consigo, como es la infección de VIH, enfermedades venéreas y el de convertirse en víctimas de depredadores sexuales.
Esos padres prefieren cerrar los ojos y dejar a sus hijos a la suerte de la vida.
Por eso es que la educación sexual es las escuelas debería tomar un protagonismo importante, ya que en casa jamás se habla de ello. Y no debería ser una orientación exclusivamente heterosexual, sino también, tratar sobre los temas homosexuales, porque son estos jovencitos los que menos orientación tienen.
A las niñas, sus madres les viven advirtiendo de un embarazo precoz y las presionan para que no tengan novio hasta cierta edad, y luego, cuando lo tienen, sigue la camándula de advertencias y amenazas si salen embarazadas.
En los jovencitos homosexuales no existe ninguna orientación ni advertencias sobre la responsabilidad que se debe de tener sobre el sexo. Y sabemos que en las escuelas tampoco escucharán ninguna información al respecto, porque los gobiernos conservadores que hemos tenido, temiendo que la Iglesia arremeta y le reste votos en las próximas elecciones, mantienen la idea de que hablar de sexo a los jovencitos es incitarlos a mantener relaciones sexuales precoces.
Yo creo que es la escuela la llamada a dar este tipo de información a nuestros niños de acuerdo a su edad, de alertarlos sobre las enfermedades de transmisión sexual y de los embarazos indeseados, de hacerles saber que el condón, es por el momento, la mejor manera de protegernos.
La Iglesia debería de encargarse exclusivamente de los asuntos de fe, y que la salud pública sea una competencia exclusiva del Estado.

2 comentarios:

karroll dijo...

hace unos dias, escuché este mismo debate en un reportage, hablaban del porqué en francia la cantidad de abortos se mantiene siempre, aunque los adolescentes conozcan los metodos anticonceptivos.( que seria un equivalente a la problematica de las relaciones sexuales).
al final concluyeron como tu, que deberian de establecer en las escuelas, mayor enfasis en los metodos y su utilizacion,ya que la mayoria los conoce, pero no a cabalidad y no saben elegir el mejor metodo a usar, ademas la falta de concientizacion sobre el aborto también, que todo era importante, hay paises en europa donde la tasa de aborto es minima gracias a estas medidas, el silencio no es una buena opcion!!

Anónimo dijo...

Muy interesante, comparto tu punto al 100%. El problema es una espada de doble filo... los pobres adolescentes/pubertos que de pronto sienten atracciones por alguien del mismo sexo tienen miedo y verguenza de confiarselo a sus padres por temor al mismo estupido rechazo... mas cuan grandiosa es de veras los consejos de los padres! Y es en ese silencio donde los pobres jovenes se tienen que verselas por ellos mismos para determinar quienes son ellos... y hoy en dia, con chats y otros sitios de intercambio de mensajes es tan facil para un bicho de 15 anios ir a experimentar con gente que no tiene ni porque irse a meter, solo para tratar de llenar el vacio de su propia identidad...

Mas si acudiesen a sus padres, y estos fueran maduros y sensatos para entender que ese patron de conducta puede ser cambiado/corregido platicando con sus hijos! Si tan solo ellos escucharan a sus hijos y entendieran que es normal que los jovenes tengamos dudas en cuanto a nuestra identidad y que dichas dudas deben de ser disipadas para desarrollar una sana educacion sexual!

Triste es saber cuanto joven hoy en dia aprende en los mas bajo de este mundo... acudiendo a recursos que no tendria porque acudir si tuviese padres responsables, atentos y humanos!