jueves, 8 de mayo de 2008

Eso de ser gay en este país

Cuando uno es niño o jovencito, escucha conversaciones de los adultos que parece que hablan en clave porque no comprendemos el significado de algunas palabras ni la carga emocional que conllevan. Pero yo era distinto y comprendía lo que decían de un vecino, quien, “con tres cervezas adentro, comenzaba a meter mano”.

Y yo miraba al vecino y no me parecía cierto lo que decía la gente. Además estaba casado y tenía tres niñas. Y se miraba muy macho. Cuando pasaba cerca de mi lo miraba para sacarle alguna mirada lujuriosa, pero nada, era una persona normal, corriente, igual que todos los que me rodeaban.

Ahora de adulto, que me he encontrado con hombres casados, con hijos y que llevan una doble vida, he comprendido que lo que decían del vecino era verdad. A mi me causa mucha pena esta gente, que lleva esa horrible doble vida.

Ellos no son culpables de su suerte, sino la sociedad intolerante en la que viven. Pienso que vivo en una época menos peor que la del vecino, quien debe de ser un anciano ahora. Pero la situación de los homosexuales sigue siendo una cuestión privada de lo que no se habla en público ni es tema de debate en ningún medio de comunicación.

Los homosexuales, continúan casándose, teniendo hijos y viviendo una vida miserable por culpa de la intolerancia hacia los gays. Mediante este blog he descubierto mucha gente infelizmente casada, que ha llorado por su desgracia. Que habría querido que su destino hubiese sido distinto.

Yo mismo lo he deseado: si soy homosexual, debería de vivir en una sociedad más tolerante. Si vivo en un país machista, debería ser heterosexual, casarme y tener montón de hijos. Así deberían de ser las cosas, pero la naturaleza no distingue sociedades ni países y por lo tanto, habemos homosexuales en todo el mundo.

Pobre de los homosexuales en los países islámicos. Al menos puedo dar gracias de no haber nacido en uno de esos países, extremadamente religiosos.

Y es que yo veo que la intolerancia hacia la homosexualidad se deriva de la religión. Sí, la religión tiene mucho que ver en nuestro suplicio, por eso, las sociedades laicas son más abiertas a estos temas y son más tolerantes, porque ven la situación desde una perspectiva científica y no religiosa.

6 comentarios:

Erick dijo...

La verdad es que sí, es una desgracia el efecto de la sociedad en las personas, sabes tengo un amigo que por la presiónde la famila (que sabe que es gay), se casa en julio en la basilica de guadalupe, bien a lo borron y cuenta nueva, a mi no parece lo indicado y se lo he hecho saber, pero al final, es la desición de las personas...

Lycette Scott dijo...

Eso de vivir una doble vida es terrible y hay cosas de cosas, hay gente que no se casa ni nada, pero se consigue por ejemplo a una amiga que le haga las veces de "novia" en reuniones familiares o de trabajo

Max dijo...

Hola a todos, podemos hablar hasta el fin del mundo de la doble vida. La clave esta en organizarse, recojer fondos, y formar alianzas con otras organizaciones en Europa, EEUU, y America Latina. El Salvador a avanzado un poco pero necesita mas. Hay que sacar la palabra "Maricon" de la obscuridad y darle un sentido politico, " Maricon con orgullo, con razon y corazon," o algo similar. El dinero habla, y si ustedes tienen una organizacion fuerte, los fondos van a llegar y el apoyo politico va a crecer. Mientras tanto, quiero aplaudirte por este magnifico blog.

Anónimo dijo...

jaja solo porque vos sos gay y no te quieren en tu pais decis eso???

Anónimo dijo...

y dale con la intolerancia! da verguenza saber que hay gente que todavía cree que matando se resuelven las diferencias y que no respeta la diversidad, qué tal si los gay dijeran que hay que matar a los heterosexuales? pendejo el que cree que no se le pueden revertir sus inventos.

Igdali dijo...

Hola,
Por casualidad me encontré tu blog. Me gustaría comunicarme contigo para intercambiar ideas. Soy Omar B y escribo, a veces, para El Faro.net sobre temas gay y de más... Si gustas escribeme a obanos@apla.org. Hasta luego.