jueves, 30 de octubre de 2008

Harto comprobado que los extremos son malos

Pues meditando yo sobre la vida, a pesar de que es una frase que cada rato escuchamos, me sentí iluminado cuando medité que las posiciones extremas en cualquier quehacer de la vida, siempre son malas y llevan al fracaso humano. ¿Verdad que ya han escuchado que los extremos son malos?
Pues aún con esta enseñanza que se nos pasa de generación a generación, aún así, hay gente ciega que no lo logra divisar.
A ver, recordemos algo de comunismo: una sociedad igualitaria. No es posible esta sociedad utópica porque antes se deben de suprimir las ambiciones humanas. Por el otro lado, el capitalismo extremo, premia las ambiciones personales pasando encima de la dignidad de la gente.
Y a lo que quiero llegar, el extremismo religioso, que somete la conciencia de la gente y la vuelve presa de fantasías ridículas. Esclavos mentales de personas que se creen voceros de la verdad y jueces de lo bueno y lo malo, de lo correcto y de incorrecto.
El extremismo religioso llega a someter a sociedades enteras, como los países islámicos, donde la ley que se administra es la misma que se deriva del Corán, donde los jueces son religiosos, donde se condena el adulterio con lapidaciones públicas, donde los homosexuales son asesinados en espectáculos horribles.
Aún así, cuando sabemos que el extremismo religioso es malo y peligroso para la sociedad, para que ésta pueda disfrutar en pleno de la vida (que es sólo una, y que después no hay cielo ni infierno que nos aguarde) aún así, existen personas que añoran este tipo de organización social, simplemte por el hecho de creer que están en lo correcto y que los demás están equivocados.
No debemos permitir que extremistas religiosos tengan más poder del que ahora gozan. Sabemos que los gobiernos de derecha han sido aliados de estas personas desde hace muchos años y a ellos se debe que nuestra sociedad aún sea retrasada en aspectos como el reconocimiento pleno de los derechos individuales.

3 comentarios:

Samuel dijo...

Hola. He pasado toda la noche leyendo tus entradas anteriores. Wow, tienen una forma de escrbir unica, bueno mas que todo tu orientacion, tu punto de vista. Yo vivo la maldita vida de represion, a pesar de que mi madre sabe que soy gay, maldigo la hora en que se lo dije. Mi vida, por lo menos en mi casa ya no es vida. Trato como no tenes idea de ser un buen hijo, pero mi condicion sexual es lo que realmente importa a mi mama, a pesar de que se porta muy mal conmigo a punto de hacerme sentir como basura, y hablo en serio, no tiene la culpa, la forma en que vivio su infancia, y la educacion recibida con un recalcado punto de vista machista, hacen que sea asi conmigo. Y si alguno no le parece, pues al menos yo trato de tragarme esa explicacion, porq no tengo otra que escoger. Gracias por decir lo que uno no puede decir, porque sino termina arruinando su vida por completo. Yo tengo 20 años, trato de superarme, creer en alguien que decia ser mi amigo y ahora me tiene asco por ser gay, eso me hace ser menos sociable, pero trato de reponerme de eso que dia con dia me resuena en la cabeza.
Bueeno la cosa es que sigo adelante, voy a comenzar en la u, y quiero llegar a ser un gran hombre, lo que talves ni mi propia madre agrade, pero yo me esfuerzo por ser feliz.

Saludos desde El Salvador dijo...

Samuel, lamento mucho lo que te pasa y la intransigencia de tu madre. Por experiencia te digo, los hijos varones son muy apegados a la madre y siempre se espera que estas te amen de forma incondional. si tu madre no te comprende, tenés que trascender a ella misma y entender la razón de por qué es homofóvica. Vos lo mismo has entendido sus razones y quizá ella misma es víctima de nuestra cultura religiosa extremista. En nuestro caso, lo que nos queda es demostrar que somos mejores que las personas que nos odian y la única manera de lograr eso, es estudiando ys iendo exitosos. Ahora estás muy joven para ganarte el respeto de tu madre, cuando seas mayor, estoy seguro que ella reconocerá que hizo mal en despreciarte. Suerte en la vida.

Anónimo dijo...

hola. Escribo desde venezuela. Entiendo perfectamente y comparto esta ideas. Yo Tambien me encuentro reprimido. Soy bisexual y me enamore de mi miejor amigo, nunca me he atrevido a vivir abiertamente mi sexualidad, tengo 35 años y solo he tenido sexo 2 veces pero ha sido mas por definirme que por verdadero deseo. soy un cobarde y no me atrevo a decir lo que soy, a veces me siento bien y pienso que lo que soy no tiene porque saberlo nadie y me convenso de querer vivir mi vida asi. ahora estoy solo. en cuanto a mi familia, se que de mi esperan algo distinto a lo que soy y siento temor a ofenderle, siento temor de perder a mi gran amigo si le confieso mi verdad. tal vez nunca me atreva, tal vez me toco vivir esta vida.